317. Tintas jaliscienses consolidadas y clásicas

dialogosweb317.png

Clásico significa lo que es digno de imitarse por la perfección lograda. Consolidación significa dar firmeza o seguridad a algo. Se sabe que Jalisco es un estado pródigo en escritores clásicos y consolidados, escritores que han sido maestros y han dejado su impronta en las plumas jóvenes. Pocos son quienes alcanzan esos laureles, que una obra o autor se vuelva un clásico, perdurar y alcanzar la gloria de la inmortalidad por lo menos durante los primeros cien años después de su muerte y mantenerse vivo en los lectores que recurren a él a pesar del paso tiempo, es una cuestión multifactorial –y en un punto- ajena ya incluso al propio autor; de ahí la necesidad de reflexionar desde una mirada crítica sobre el proceso de consolidación de sus letras hasta llegar a convertirse en clásicos de la literatura, de la poesía, de la dramaturgia o de la ensayística.

¿Qué podemos entender por un escritor consolidado o por un autor clásico? ¿Cuál o cuáles serían sus diferencias? ¿Quiénes podríamos decir que son los escritores jaliscienses consolidados y/o los escritores clásicos? ¿Cuáles son los procesos de consolidación y de clasicismo de los escritores? ¿Por qué recordamos a unos autores y a otros los abandonamos en el olvido?

Para abordar este tema nos acompaña Luis Vicente de Aguinaga Zuno, Profesor investigador titular en el Departamento de Estudios Literarios CUCSH, con Licenciatura en Letras Hispánicas, UdeG, y Doctorado en Letras Románicas en la Universidad Paul Valéry de Montpellier, Francia; en 2003 recibió el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta por su obra “Por una vez contra el Otoño”; en 2004 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por “Reducido a polvo” y en 2005 el Premio Nacional de Ensayo Joven José Vasconcelos.

 

You may need: Adobe Flash Player.