Current Size: 100%

Cambio con sociedad actuante

prof jaime tamayo 03 copia.jpg

Por muy buenas que sean las intenciones que tenga el nuevo Ejecutivo Federal que recién entró en funciones, para que los cambios que propone en beneficio de las mayorías se lleven al cabo, será importante el papel que durante el sexenio asuma la denominada sociedad civil.

 

Así lo manifestó el doctor Jaime Tamayo Rodríguez, profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), interrogado respecto del papel que debería jugar la sociedad civil en el nuevo escenario político que empezó a partir de este diciembre.

 

“La sociedad civil es muy compleja y está atravesada por la lucha de clases, entonces depende de qué sector de la sociedad civil se hable. Así, puedo decir que un sector, va a actuar en contra de las posiciones que impulse el gobierno”.

 

Pero igualmente, “otro sector se va a sumar o se está sumando a las posiciones del gobierno que entró en funciones este diciembre y habrá otro sector organizado que va a luchar por llevar más allá las transformaciones que esté dispuesto a hacer este gobierno o que cree que pueda hacer”.

 

De esta manera, consideró el catedrático, “la sociedad civil no será más que la expresión de diversas fuerzas, contradictorias y antagónicas y dependerá, en todo caso, de la movilización de las masas para conseguir que este nuevo gobierno pueda avanzar y cumplir”.

 

Tamayo Rodríguez destacó la importancia de la movilización de quienes votaron por el cambio de régimen en defensa de sus propuestas.

 

“Si no es así, entonces los segmentos de la sociedad civil, tan minoritarios como los empresarios, pueden, precisamente, detener e incluso revertir lo que pudo ser la posibilidad de un cambio, en particular de salir de este modelo neoliberal que tanto daño le ha hecho al país”.

 

Habló luego de los movimientos que se produjeron al interior de la sociedad, tanto en 1968 como durante los dos sismos del 19 de septiembre de 1985 y de 2017, estableciendo que en el caso de los terremotos los une la coincidencia de una ineficaz actuación gubernamental.

 

Para el académico, en 1985, “surge una sociedad muy participativa que no estaba organizada. Ahí no estamos hablando de sociedad civil, porque no está organizada”.

 

Precisó el punto: “es gente que salió espontáneamente a rescatar a otros ciudadanos, víctimas de un terremoto y de la incapacidad, la ineficiencia y la corrupción de un gobierno que no resolvía el problema, igual como ocurrió en 2017 con el de Enrique Peña Nieto en 2017”.

 

Interrogado acerca de si los grandes cambios ocurridos en México han sido resultado de movimientos sociales o de luchas de la sociedad civil, Tamayo Rodríguez apuntó que “no necesariamente de la sociedad civil, aunque en principio pueden serlo”.

 

Y señaló que por ejemplo, el denominado Movimiento de 1968, cabe en la definición de sociedad civil cuando se hace referencia al “núcleo organizado, a los consejos de huelga, y más allá de eso, a las asambleas que se organizan y que se expresaban. Ahí, de alguna manera se manifiesta la sociedad civil y además, las universidades en sí mismas son parte de la sociedad civil”, finalizó.

Escrito por: 
Gabriela Díaz García
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difunde CUCSH