Current Size: 100%

“El Hombre y la Información”

DSC_1891.jpg

Con un acercamiento al significado del mural escultórico “El Hombre y la Información”, de la autoría del maestro Rafael Zamarripa, instalado sobre los muros de la Biblioteca Central “Doctor Manuel Rodríguez Lapuente” del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), se inauguró el ciclo de conferencias Fomento de una Cultura Bibliotecaria, este 8 de noviembre.

 

Enraizado en el derecho a la libertad de información, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), define como “el derecho a tener acceso a la información que está en manos de entidades públicas”, el mural se realizó durante los primeros años de la década de los 80 del siglo pasado.

 

Algunos de los pormenores del proceso de gestación del mural, fueron narrados por la doctora Helen Ladrón de Guevara Cox, quien participó en las gestiones para que se llevara al cabo, precisando que previo al inicio de los trabajos, se hizo una investigación acuciosa respecto al tema que aborda: la relación del hombre con la información y el uso de la información para el desarrollo de las civilizaciones.

 

Tras afirmar que el mural es único en su tipo en México, la doctora Ladrón de Guevara destacó la trascendencia de la información en la vida de las sociedades y los individuos, subrayando que la información suficiente y veraz permite una mejor toma de decisiones y que éstas puedan hacerse de forma independiente de los dictados de la autoridad.

 

La iniciativa para la creación del mural, por la que el artista no cobró un centavo, aseguró la bibliotecaria, contó con el apoyo del licenciado Raúl Padilla López, quien en 1983 ocupaba la jefatura del Departamento de Investigación Científica y Superación Académica (DICSA), de la Universidad de Guadalajara.

 

Ladrón de Guevara Cox arguyó que, contrario a lo que algunos opinan de la crítica, durante la génesis del mural se buscó contar con la opinión y crítica de asesores externos, mencionando entre ellos al ingeniero Federico Solórzano Barreto (antropólogo) y al licenciado Alfonso de Alba Martín (escritor y humanista), a fin de obtener mejores resultados.

 

El abordaje de los contenidos y riqueza estética de los paneles que conforman el mural, correspondió a la doctora Elisa Enciso Durán, quien entre las anécdotas que lo rondan, recordó la que alude a que al panel con la figura del hombre desnudo,  le ponían veladoras para “pedirle el favorcito”, asegurando ignorar si las solicitudes fueron satisfechas.

 

Comentó también que en algún momento del proceso de elaboración de los paneles, se señaló la ausencia de figuras femeninas, por lo que éstas debieron incorporarse, quedando incluidas en la casi totalidad de los 44 que lo conforman.

 

Explicó que el correspondiente al nacimiento de la imprenta, ha sido muy solicitado como imagen ilustrativa de numerosas actividades culturales, por lo que se la encuentra en carteles y folletos diversos y destacó así mismo la belleza de los que ilustran las bibliotecas.

 

La bienvenida al acto, que se realizó en el vestíbulo de la biblioteca, estuvo a cargo de Rodolfo Gutiérrez Zermeño, director de la misma, quien la calificó como una de las más emblemáticas de la entidad. También estuvo presente el doctor Arturo Villa Flores, coordinador de Servicios Académicos del CUCSH.

 

Es parte integrante del derecho fundamental a la libertad de expresión, reconocido por la Resolución 59 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en 1946, así como por el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que dispone que el derecho fundamental a la libertad de expresión incluye el derecho de "investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Escrito por: 
Gabriela Díaz
Fotografía: 
Humberto Muñiz
Fuente: 
Difunde CUCSH