Current Size: 100%

El pensamiento independiente de Fidel Castro

DSC_7194 (1).jpg

Fidel Castro siempre se opuso “a la idea de estandarizar el socialismo”, es decir, de la propuesta de un modelo único que pudiera imponerse a todos los países y a todas las sociedades.

 

Así lo aseguró la doctora Olga Fernández Ríos durante su participación en el seminario que dentro de la Cátedra “José Martí”, se realizó en la sala “Jorge Alonso”, del Departamento de Estudios sobre Movimientos Sociales (DESMOS), del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

 

En abundancia de sus dichos, la especialista aseguró que los matices que caracterizaron el pensamiento de Fidel Castro, presidente extinto de la República de Cuba “chocaban con los cánones de la visión teolológica del socialismo de su tiempo”.

 

Para la investigadora del Instituto de Filosofía de la Habana, Cuba, “es claro en el pensamiento de Fidel Castro su independencia de criterios y posiciones al movimiento socialista del mundo”, aunque reconoció que también propició intercambios y relaciones con los países que integraron ese bloque.

 

Explicó que “sin dejar de reconocer que en Cuba hubo influencias importantes del llamado ‘socialismo real’, de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), otra cosa es que Fidel hubiera admitido injerencias de otro tipo”.

 

Ejemplificó su aseveración, recordando la postura que mantuvo Fidel Castro durante la crisis de los misiles, que en octubre de 1967 estuvo a punto de desatar la Tercera Guerra Mundial y frente a las negociaciones secretas sostenidas entonces por el líder soviético Nikita Jrushchov y el entonces presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy.

 

La doctora Fernández Ríos se refirió al documento conocido como los “Cinco Puntos”, en los que de forma resumida Fidel Castro exigió:

 

Cese del bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económicas que ejercen los Estados Unidos contra Cuba. 2. Cese de todas las actividades subversivas, lanzamientos y desembarcos de armas y explosivos por aire y mar, organización de invasiones mercenarias, infiltración de espías y sabotajes. 3. Cese de los ataques piratas 4. Cese de todas las violaciones del espacio aéreo y naval por aviones y navíos de guerra norteamericanos y 5. Retirada de la Base Naval de Guantánamo y devolución del territorio cubano ocupado por Estados Unidos.

 

Mencionó igualmente la postura del mandatario cubano frente al movimiento comunista internacional, el que desde su concepción personal no podía ser vista como una iglesia o como una secta que obligara al gobierno cubano a seguirlo “en una actitud de compadreo”.

 

Afirmó que aun cuando sus disensos eran firmes, eso no obstaba para mantener una actitud de respeto y hasta de amistad con quienes pensaban distinto, como ocurrió con la postura de alcanzar el socialismo por la vía pacífica que sostuvo Salvador Allende, presidente de Chile

 

asesinado durante el golpe de Estado que encabezó el militar Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973, mientras Fidel Castro defendió siempre la vía armada.

 

Apoyado por el Instituto de Estudios Martianos y el Instituto José Martí, el seminario concluirá sus actividades con la conferencia “Influencia de José Martí en el pensamiento de Fidel Castro” a realizarse en la sede del último citado (Avenida Hidalgo 1073), el 7 de abril a las 19:30 horas.

Escrito por: 
Gabriel Díaz
Fotografía: 
Humberto Muñiz
Fuente: 
Difunde CUCSH