Current Size: 100%

Evaluar y redireccionar el nuevo Sistema de Justicia

unnamed (1).jpg

Antes de que los errores que se están cometiendo durante el proceso de instauración del Sistema de Justicia Penal Acusatoria Adversarial se conviertan en ley por el camino de lo consuetudinario, se deben corregir, por lo que es importante hacer una pausa para evaluarlo.

 

Así lo declaró el doctor Porfirio de Jesús López Peña, académico del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH),  al hacer un balance del primer año de operaciones del nuevo sistema, durante la rueda de prensa realizada este miércoles en la Universidad de Guadalajara.

 

Los especialistas universitarios participantes, tanto de la División de Estudios Jurídicos del CUCSH, como del Centro Universitario del Sur (CUSUR), coincidieron en manifestar que el proceso no puede calificarse como fallido, porque se encuentra en etapa de transición.

 

En opinión compartida, la difusión y la capacitación son aún asignaturas pendientes del Sistema de Justicia Penal Acusatorio Adversarial en Jalisco, a unos días de que se cumpla el primer aniversario de su puesta en marcha en la entidad.

 

De la difusión, los expertos insistieron en señalar la importancia de que los ciudadanos conozcan los intríngulis del nuevo sistema, porque entre las variantes con relación al anterior sistema, se encuentra la presunción de inocencia, la reparación del daño como prioridad y el compromiso del ofensor a no repetir la conducta, además del uso de medios alternativos para la resolución de conflictos.

 

Antes que castigar o penalizar, dijeron, se busca la reparación del daño, que es finalmente lo que también desea mayoritariamente el ofendido, particularmente en lo que respecta a delitos que involucran daño patrimonial y que representan el 87 por ciento del total de los casos que se atienden.

 

En el tema de la capacitación, el Magistrado Antonio Fierros Ramírez, académico del CUCSH, estableció que la mayor deficiencia se localiza en los denominados primeros respondientes, que en este caso son los policías investigadores quienes, dependiendo del tipo de delito de que se trate, deben ser capaces de llenar entre 14 y 18 formatos distintos, situación que se torna imposible si atendemos a que hay policías que con dificultades saben leer y escribir.

 

Dijo además que Emilio González Márquez en uno de sus informes de gobierno anunció la inversión del Gobierno Federal para Jalisco de 50 millones de pesos para el rubro de capacitación, de los que a la fecha no se sabe a dónde fueron a parar.

 

En su turno, el maestro Marco Antonio González Mora calificó como ilusoria la expectativa que se tenía de que con el nuevo sistema de justicia bajarían los índices de violencia y se recuperaría la paz social, y aunque fue enfático al señalar que el sistema no está fallando, se requiere reforzar la participación de las instituciones gubernamentales involucradas, la de las universidades en la formación de profesionales y la de la sociedad para que juzgue y califique.

 

El doctor José Cruz Guzmán Díaz, coordinador de Posgrados del CUSUR, advirtió como necesario redireccionar el proceso, con énfasis en la difusión, espacio en el que los medios de comunicación pueden ser el puente que enlace a las instituciones y la sociedad.

 

Por último, el doctor López Peña, retomando el tema de la difusión, recordó que aunque en un principio se creyó que lo principal del sistema eran los juicios orales, los focos deben ponerse en la búsqueda de resoluciones por vías alternativas.

Escrito por: 
Gabriela Díaz
Fotografía: 
Humberto Muñiz
Fuente: 
Difunde CUCSH