Current Size: 100%

La autogestión social en marcha

8_38.jpg

El caso de los kurdos en el país de Rojava, es prueba fehaciente de que los procesos autogestivos como los que viven los zapatistas, no solo pueden ponerse en práctica en pequeñas comunidades, aseguró el doctor Jorge Regalado Santillán, profesor investigador del Centro Universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades.

 

Rojava, Federación Democrática del Norte de Siria, conocida coloquialmente como Kurdistán Sirio, es una región autónoma de Oriente Medio constituida por tres cantones con un amplio autogobierno en Siria septentrional: el Cantón de Afrin, el Cantón de Jazira y el Cantón de Kobanî.

 

Como preámbulo de su reflexión, el investigador estableció que la viabilidad de dicho proceso, es motivo de una amplia discusión en la que algunos analistas han dicho “que esos procesos autogestivos y comunitarios sí son posibles en pequeñas comunidades, pero quién sabe si puedan ser posibles en grandes poblaciones”.

 

Regalado Santillán explicó que en el caso de  Rojava,  “se está hablando de ciudades de millones de personas, en donde están en procesos muy similares de generación de autonomía al de las comunidades zapatistas, es decir, Rojava es como pensar cuatro veces en Israel en cuanto a población y están en un proceso similar”.

 

Esa similitud han dado lugar a que, al decir del académico, “justamente los kurdos y las kurdas, sobre todo las mujeres, tengan mucha resonancia con los zapatistas, se ven como reflejados, se reconocen como comunes. Allá estamos hablando de poblaciones mayores, aquí de una población menor, numéricamente y eso por hablar de un caso”.

 

De regreso a nuestro país, el especialista se refirió a otros procesos que están ocurriendo en nuestra sociedad y que de alguna manera abrevan y comparten visión con el proceso zapatista.

 

“En México, tendríamos quizás que pensar que aunque no organizados de manera estructurada, pero sí cada vez hay más gente que en las ciudades  vive de otra forma, que se podría parecer a esa de la autogestión y de la autonomía”.

 

Para Regalado Santillán, son personas “que han rechazado el trabajo formal y no me refiero a los ‘freelancers’, eso es otra cosa. Que han rechazado el trabajo formal, que no quieren someterse a los procesos de explotación, que producen en parte, como pueden, algún alimento; producen su ropa, su calzado, hacen cosas para que puedan vivir ellos, sin estar atravesados por la cuestión del dinero”.

 

Abundó que aun cuando “eso está sucediendo en las ciudades, no lo alcanzamos a ver todavía, en parte porque no lo queremos ver y en otra parte porque son procesos en silencio, la gente no está haciendo alarde de ello, no hay un interés de alardear, simplemente la gente hace lo que tiene que hacer para vivir al día. Pero, poco a poco, pareciera que ahí se va generando algo que eventualmente podría entrar en otro proceso”, manifestó.

 

Precisó que llevar adelante estos procesos “no es fácil, porque en las ciudades es donde el dominio y la colonización del pensamiento están durísimos”, en tanto que  “en las áreas rurales, en los pueblos originarios es bastante diferente, porque en muchos de estos lugares el capital no ha podo entrar completamente y no había podido entrar, porque son justamente los pueblos originarios quienes habían estado conteniendo eso. Ahora, quién sabe cuánto más se pueda resistir, porque el ataque viene durísimo”, dijo.

Escrito por: 
Gabriela Díaz García
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difunde CUCSH