Current Size: 100%

La miseria, mecanismo de control: Javier Sicilia

pf-9576130402_mpjd_3_gc-c_0.jpg

La miseria generada desde las cúpulas del poder, es luego utilizada por ésas como instrumento para mantener su hegemonía y control sobre la población, mediante la compra de votos durante los procesos electorales, afirmó el poeta y activista social Javier Sicilia en entrevista.

 

“Este país, que los gobiernos han miserabilizado, que no han educado ciudadanamente, que no han educado políticamente, permite una ciudadanía corruptible a la hora de votar” y agregó que el sistema político prevaleciente permite además que “aunque tengas dos votos te da una legalidad, que no es legitimidad y puedes gobernar”.

 

Interrogado acerca de lo que cambió, para que de promover la anulación del voto en comicios pasados, ahora esté impulsando una candidatura ciudadana (Emilio Álvarez Icaza) que busca llegar al poder, Javier Sicilia explicó que la convocatoria a anular el voto no funcionó. “Nos dimos cuenta en este sexenio que no funcionó”.

 

Y aunque “las víctimas se volvieron movimientos sociales y movimientos que están creciendo, seguimos documentando el horror, por eso ahora hay una búsqueda de ir a tomar el poder, de refundarnos, porque es ya imposible seguir dialogando con ellos (quienes detentan el poder), porque no hay nada que dialogar, traicionan todo y pudren todas las instituciones que nacen de la sociedad civil”.

 

Enfático, el fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, asegura que él no cambió: “no, cambió la táctica, la estrategia es la misma, hay que derribar al poder. Yo, en algún momento en mi espíritu ‘gandhiano’ decía, quitémosle lo que legitima al poder que es el voto y hagamos que se desmorone; enfrentemos al poder y entrémosle a buscar un verdadero pacto y una nueva democracia. No se pudo, no hay ciudadanía todavía lo suficientemente madura en este país”.

 

Frente al estado de cosas actuales en México, para Sicilia la ecuación permite la vía de las urnas. “Entonces, o vamos por las urnas, buscamos otro camino para derribar al poder y refundar al país o simplemente vamos a seguir documentando el horror y ya no queremos seguirlo haciendo”.

 

“Entonces, mi esperanza es que la reserva moral que para mí está diseminada todavía en un movimiento como “Ahora”, de Emilio Álvarez Icaza; en el Movimiento Zapatista y su candidata; en el movimiento de “Por México Hoy”, de Cuauhtémoc Cárdenas; en el “Movimiento de la Constituyente Ciudadana”, de Monseñor Raúl Vera, podamos coincidir”.

 

La coincidencia, al decir del poeta, puede ayudar a que se aglutine la indignación compartida por miles en el país, “de tal forma que esa reserva moral pueda concitar a esa indignación ciudadana que nos lleve precisamente a quitarles el poder a través de las urnas, que son nuestras, porque las partidocracias son nuestras, son procesos democráticos del pueblo, que se dio el pueblo y desde ahí derribar a ese poder y refundara a la nación”.

 

Tras insistir en que su cambio es sólo de táctica, habló de los contactos entre los grupos mencionados. “Se han intentado diálogos. Han estado difíciles porque está cada uno por su carril y no hemos podido articular. Ahora, como está la situación, ya estamos en lo impredecible. Esperemos que podamos hacer esas coincidencias y podamos hacer un cambio, una revolución en el buen sentido de la palabra, es decir, en el sentido no violento”, estableció.

Escrito por: 
Gabriel Díaz
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difunde CUCSH