Current Size: 100%

Necesario llevar a cabo un programa restauración hidrológica: Gleason Espíndola

rueda.jpg

No solamente se necesitan colectores en la ZMG para evitar inundaciones y desastres, afirman académicos de la UdeG.

 

Con la finalidad de dar a conocer de forma objetiva lo que sucede en la Zona Metropolitana de Guadalajara, con respecto a las inundaciones registradas en últimas fechas, así como la problemática de desarrollo urbano, investigadores del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y CUAAD ofrecieron una rueda de prensa ante los medios de comunicación.

Para la investigadora del Departamento de Estudios Socio Urbanos, Alma Castillo Torres, se debe entender el agua como un componente primordial del medio ambiente pero, por otro lado, también como un elemento que puede resultar destructivo, como lo hemos visto en el caso de la colonia Tonaltecas. 

Dijo que en 2012 el Instituto de Información Territorial del Estado de Jalisco presentó un boletín donde se menciona que más de 113 mil personas están expuestas a inundación, además de que son cerca de 560 localidades las que se encuentran ubicadas cerca de un cauce.

“Aunque existe un atlas de riesgo estatal deben de realizarse y en su caso actualizarse los atlas de riesgo municipales, para saber donde, cuando y como nos afectan los fenómenos naturales”, dijo la especialista y añadió que en estos deben estar señaladas las acciones y programas necesarios para mitigar los riesgos. 

José Arturo Gleason Espíndola, Profesor Investigador del Departamento de Técnicas de Construcción del CUAAD , afirmo que cuando la urbanización llega hay una serie de variables que son modificadas, como son la precipitación, el escurrimiento y la filtración. Dijo que “Guadalajara se planeo sin considerar muchos aspectos”, por lo que creció con un drenaje a partir de San Juan de Dios sin ningún miramiento de que crecería la mancha urbana. 

Para Gleason es necesario plantear un concepto innovador de restauración hidrológica de cuencas urbanas, con el fin de darles un grado más de manejo que como estaban inicialmente, “si seguimos apostando por el colector, simplemente el caudal no se puede captar”, dijo y enfatizó que la ciudad no necesita más colectores.

Para Bernardo Jiménez Domínguez, investigador del Departamento de Estudios Socio Urbanos, algo que generalmente se olvida, son los aspectos sicosociales de esta misma problemática, ya que la tragedia es precisamente para una persona que lo pierde todo debido a las inundaciones.

Esto deriva en problemáticas diversas, como son trastornos de ansiedad, depresión, entre otros, por lo que es necesario que se le de seguimiento a todas estas víctimas de la tragedia, dijo, y añadió que “son tragedias completamente evitables, los costos de las mismas son más altos que la inversión que se podría haber hecho desde 2008”. 

Por último, el arquitecto Carlos Correa Ceseña, Coordinador del Centro de Estudios Urbanos del CUCSH, dijo que el diseño urbano tiene límites, mismos que en Guadalajara se han sobrepasado y continúa su expansión sin un plan de desarrollo y urbanización, “hablamos de una Guadalajara de papel donde empieza a llover y surge el problema”. 

 

PARA DIFUNDIR:

- Guadalajara crece por encima de una planeación adecuada.

- Más de 113 mil personas están expuestas a inundación en la ZMG.

Escrito por: 
Omar Sánchez
Fotografía: 
Mónica Hernández
Fuente: 
Difusión CUCSH