Current Size: 100%

No hay elementos para estar optimistas luego del informe de CONEVAL: Valencia Lomelí

notapobreza.jpg

El investigador detalló algunos puntos para entender lo que representa el reciente informe presentado por CONEVAL.

 

Recientemente el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Gonzalo Hernández Licona, dio a conocer los resultados de la medición de pobreza 2012 y su comparación con los de 2010 en donde dio informó que esta problemática disminuyó de 46.1 por ciento en 2010 a 45.5 el año pasado.

Al respecto, el investigador del Departamento de Estudios Sobre Movimientos Sociales (DESMOS), del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Enrique Valencia Lomelí, aseveró que los indicadores que presentaron, aun cuando haya habido una disminución general en la pobreza, no dan elementos de optimismo al respecto.

“No tenemos ningún elemento de optimismo porque lo que nos están arrojando los datos es que, en el mejor de los casos, tenemos un estabilidad de la pobreza”, afirmó el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG); seguimos teniendo niveles muy altos de pobreza y entre 2010 y 2012 sólo “hubo una modificación muy ligera y no podríamos echar las campanas a volar”, expresó.

El investigador adscrito a la División de Estado y Sociedad, del CUCSH, dijo que si bien el porcentaje disminuyó, la realidad es que la pobreza aumentó un poco pues también aumentó la población y ello da como resultado que haya más pobres.

“Son indicadores bastantes parecidos entre 2010 y 2012, no hay elementos muy positivos; lo que hay es una contención de la pobreza, lo que se ha hecho es mantener la pobreza en esos niveles, pero que son niveles muy preocupantes”, afirmó el investigador al momento de también precisar se está hablando de alrededor de 50 millones de mexicanos que viven en pobreza.

Otra forma de ver las cosas es saber cuál es la población que no está en situación de pobreza o de vulnerabilidad, mencionó y, en ese sentido, explicó que en 2012 las personas que tienen cubiertas sus necesidades básicas son el 19.8 por ciento; lo que quiere decir que “80.2 por ciento de las personas no las tienen cubiertas por estar en situación de pobreza o de vulnerabilidad como dice CONEVAL”. “Este dato es muy relevante, indicador que se ha mantenido y que nos dice que uno de cada 5 mexicanos tiene cubierta sus necesidades y 4 de cada 5 no las tiene cubiertas”.

Esto nos dice que las mejorías que proyectan en la presentación del informe de CONEVAL no dan elementos para celebrar, más bien parece que están buscando debajo de las piedras a ver qué hay de positivo, comentó el académico. 

Habló sobre un aspecto particular del informe del CONEVAL, el apartado de la pobreza de patrimonio, la cual dice que es aquella que se refiere a las personas que con su ingreso no pueden adquirir una canasta alimentaria, ni efectuar los gastos necesarios de salud, educación, vestido, vivienda, transporte aun cuando usaran todo su ingreso.

Este rubro dijo que sufrió un incremento y pasó de 51.1 a 52.3 por ciento de 2010 a 2013, además de que en el sexenio de Calderón la pobreza de patrimonio aumentó en más de 9 puntos porcentuales, es decir, concluyó “en lugar de disminuirse, aumentó”.

“Lo que está sucediendo es que en 2012 llegamos a los mismos índices de pobreza que en los años noventa, es decir estamos ante 20 años de retraso”, afirmó Valencia Lomelí. 

En suma, dijo “no tenemos elementos de optimismo, al contrario hay elementos muy cuestionables en torno a la situación social que se suscitó en el sexenio pasado”; y hay que entender que “el problema de fondo es el empleo, mientras sigamos con empleos pagados de manera miserable la mitad de la población seguirá en situación de pobreza”. Mientras no se enfrente la cuestión de empleo digno, es decir, con mejores salarios, seguirá habiendo hambre y seguirá habiendo pobreza, acotó.

PARA DIFUNDIR:

- El porcentaje de población en esa situación de pobreza pasó del 46.1% en 2010 a 45.5% el año pasado, según informe de CONEVAL.

- En el caso de la pobreza de tipo alimentario pasó de 18.8 a 19.7 por ciento, es decir de 21.5 millones a 23.1 millones.

- En el caso de la de capacidades de 26.6 a 28 por ciento, que significa 30.5 millones a 32.9 millones de personas.

- Y la de patrimonio de 51.1 a 53.3 por ciento, que representa una alza de 58.5 millones a 61.4 millones de habitantes.

Escrito por: 
Adolfo Lazaro Nava
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difusión CUCSH