Current Size: 100%

Resistiendo por la “Madre Tierra”

150911_presentan_libro_de_la_comision_sexta_del_ezln_en_el_cucsh_ag_1.jpg

“A pesar de que la guerra en su contra no ha cesado, de que la tienen encima, han resistido y viven mejor. Creo que hay mejores condiciones de vida: los niños no se mueren de hambre ya, los niños no se mueren de enfermedades gastrointestinales, las mujeres son atendidas relativamente bien, están comiendo mejor”.

 

Así lo estableció el doctor Jorge Regalado Santillán, profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), al referirse a las comunidades surgidas hace 25 años, tras el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en Chiapas.

 

Al decir del investigador, la amenaza no se detuvo con la llegada del nuevo gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, quien anunció la construcción del denominado “Tren Maya y el Corredor Transístmico”, que se llevarán a cabo en territorios de pueblos originarios del sureste.

 

“Tienen el asedio permanente del gobierno. Han resistido cinco o seis presidentes, que todos han tenido el objetivo de derrotarlos y no han podido hasta la fecha, y por lo que se ve, con el presidente en turno, López Obrador, no se ven condiciones para que se den mejores tratos”.

 

Para Regalado Santillán, “los proyectos que está proponiendo López Obrador para el sureste son igual que los de cualquiera de sus antecesores. Los trenes, los mega proyectos, todos son para atraer el capital, para que los capitalistas inviertan, para que vengan millones de turistas y ya sabemos lo que eso significa: destrucción, contaminación, destrozo, abuso, prostitución, droga, es decir, todo lo que significa el ‘progreso’”.

 

En lo que se avecina, al decir del académico “hay un reto tremendo, creo que ahí se está jugando mucho. Es decir, cercar el sur-sureste, que es la parte del país que se había conservado de mejor manera, es decir los bienes comunes naturales más ricos están en esa zona, porque ahí están los pueblos originarios que se convirtieron en sus guardianes”.

 

Para el especialista los hechos son diáfanos: “ahora el capital tiene ese objetivo. Las formas de acumulación de capital son destruyendo la naturaleza, entonces van para allá o ya están ahí y veremos cómo se desarrolla”.

 

La amenaza que representan dichos proyectos, fue igualmente denunciada por centenares de “intelectuales, académicos, artistas, activistas y personas de buena voluntad, así como organizaciones, asociaciones y colectivos de varios países”, quienes recientemente publicaron en medios de comunicación una “Carta de solidaridad y apoyo a la resistencia y autonomía zapatista”.

 

Entre los firmantes figuran: Pablo González Casanova, el sociólogo Immanuel Wallerstein, el escritor uruguayo Raúl Zibechi, el periodista francés Ignacio Ramonet, el filósofo italiano Toni Negri, el líder sindical de trabajadores fronterizos Carlos Marentes, la cineasta Bertha Navarro, las actrices Ofelia Medina y Julieta Egurrola, los escritores Juan Villoro y Elmer Mendoza, y el antropólogo Claudio Lomnitz.

 

En el texto de la carta asientan que: “Además de los devastadores efectos ambientales de este proyecto y del desarrollo turístico masivo que pretende detonar, nos preocupa la premura en iniciar las obras del ‘Tren Maya’, encubriéndola con un pseudo ritual a la Madre Tierra,

 

denunciado por el vocero zapatista como una burla inaceptable. Nos indigna que de esta manera se prepare un ataque más en contra de los territorios zapatistas y que se hayan ninguneado los derechos de los pueblos originarios, evadiendo la obligatoriedad de la consulta real, previa, libre e informada, tal como lo establecen el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre los pueblos originarios. Nos parece muy grave que así se violen los compromisos internacionales asumidos por México”.

 

Y añaden compartir “el rechazo total expresado por el EZLN frente a estos y otros grandes proyectos que afectan gravemente a los territorios autónomos y a las formas de vida de los pueblos”.

 

Adicionalmente, apenas hace unos días, las mujeres zapatistas compartieron un comunicado con “las mujeres que luchan en todo el mundo”, en el que dicen que “resulta que los nuevos malos gobiernos ya lo dijeron claro que van a hacer sus megaproyectos de los grandes capitalistas. De su Tren Maya, de su plan para el Istmo de Tehuantepec, de la siembra de árboles para mercancía de maderas y frutas. También dijo que entran las mineras y las grandes empresas de alimentos. Y además tiene un su plan agrario que es que lleva hasta lo último la idea de destruirnos como pueblos originarios, de la manera de convertir nuestras tierras en mercancías, que así quieren completar lo que dejó pendiente el Carlos Salinas de Gortari que no pudo porque lo paramos con nuestro alzamiento”.

 

“Esos proyectos pues son de destrucción. No importa cuánto lo quieran tapar con sus mentiras. No importa cuántas veces multipliquen sus 30 millones de apoyos. La verdad es que van por todo en contra de los pueblos originarios, de sus comunidades, de sus tierras, de sus montañas, de sus ríos, de sus animales, de sus plantas y hasta de sus piedras”.

 

“No nos alzamos en armas para volver a lo mismo.

 

“No llevamos 25 años resistiendo para ahora pasar a servirles a los turistas, a los patrones, a los capataces.

 

“No vamos a dejar de ser promotoras de educación, de salud, de cultura, tercias, autoridades, mandos, para ahora pasar a ser de empleadas en hoteles y restaurantes, sirviéndoles a extraños por unos cuantos pesos. No importa si son muchos o pocos los pesos, lo que importa es que nuestra dignidad no tiene precio.

 

“Porque eso quieren, compañera, hermana, que en nuestra propia tierra, nos convirtamos en esclavas que reciben unas limosnas por dejar que destruyan la comunidad”, concluyen, las mujeres zapatistas, quienes además reafirman su decisión de resistencia.

Escrito por: 
Gabriela Díaz García
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difunde CUCSH