Current Size: 100%

Taller de cultura Japonesa

poster-eiga.jpg

El Departamento de Estudios del Pacífico (DEP) y el Centro de Estudios Japoneses (CEJA) llevaron a cabo, en el auditorio “Adalberto Navarro Sánchez”, del Centro Universitario de Ciencias sociales y Humanidades (CUCSH), el tercer taller de Cultura Japonesa. En Esta ocasión, la temática del taller, trató acerca de la historia de la película Japonesa. La Mtra. Sayuri Suzuki, de la Universidad Kanda Estudios Internacionales (KIUS), compartió su investigación sobre la historia de la película en Japón. El Mtro. Darío Armando Flores y el Mtro. Rubén casillas, estuvieron de invitados.

 

La maestra Sayuri Suzuki comentó “La primera película cinematográfica producida en Japón fue el corto-documental Geisha no teodori en junio de 1899. La primera estrella del cine japonés fue Matsunosuke Onoe, un actor de kabuki que apareció en más de 1000 películas, entre 1909 y 1926. Él y el director Shozo Makino volvieron populares a las películas del género jidaigeki”.

 

La investigadora de la universidad de KIUS resaltó la incursión de la mujeres al cine japones “La primera actriz japonesa en aparecer profesionalmente en una película, fue la bailarina y actriz Tokuko Nagai Takagi, quien apareció en cuatro cortometrajes estadounidenses entre 1911 y 1914”

 

“Durante el período mudo, la mayor parte de las salas de cine empleaban a benshis, narradores cuyas dramáticas lecturas acompañaban al filme y a su banda sonora (El benshi era un "explicador" de películas. Llegó a tener un gran protagonismo en la exhibición de cine en Japón, alcanzando su presencia una notoria repercusión debido, sobre todo, a que interpretaba los diálogos de los personajes y narraba la historia de la película y realizaba todo tipo de comentario sobre lo que el espectador estaba viendo. Su popularidad —muchas veces resultaba más entretenido escuchar al benshi que ver la película— condicionó la implantación del cine sonoro en Japón, que no fue total hasta finales de los años treinta) que al igual que en Occidente, era habitualmente interpretada en vivo” explicó la Mtra. Suzukii,

 

Además, Sayuri Suzuki, agregó “Catástrofes como el Terremoto del Gran Kanto de 1923, los bombardeos sobre Tokio durante la Segunda Guerra Mundial, unidos a los efectos naturales del tiempo y la humedad sobre el entonces más frágil celuloide, han contribuido a que subsistan muy pocos filmes de este período. A diferencia de la producción de cine de Hollywood, durante la década de 1930, todavía se producían en Japón filmes mudos”.

 

Al Finalizar la explicación de la historia del la película en Japón, se proyecto la película “Un grito de amor desde el centro del mundo” del director Isao Yukisada.

Escrito por: 
Abraham Mendoza
Fotografía: 
Archivo
Fuente: 
Difunde CUCSH