La lucha por cambiar los sistemas de producción capitalista debe seguir