25 años de un mundo en el que caben otros mundos