Maestría en Literaturas Comparadas

Presentación

El programa de la Maestría en Literaturas Comparadas fue aprobado por el Consejo General Universitario el 21 de febrero de 2006. Surge de la necesidad de abordar el estudio de las letras no desde criterios de tipo geográfico-lingüístico (las lenguas o nacionalidades de la literatura estudiada) ni de criterios histórico-cronológicos (el periodo estricto de producción de las obras analizadas). Sin descartar ambos referentes, la Maestría en Literaturas Comparadas busca atravesar los límites nacionales o lingüísticos de la literatura, así como investigar la transmisión de textos a través de las culturas. El modelo crítico y metodológico de este Programa es, pues, el de la literatura comparada, entendida como una perspectiva basada en la antropología comparada, la teoría del discurso, la teoría de la recepción, los estudios de traducción, el materialismo cultural y otros enfoques inscritos en el mismo espíritu crítico. Hablar de literaturas comparadas, en plural, significa no sólo pensar en el comparatismo como referente principal de método de trabajo, sino también enfatizar la pluralidad de las realidades culturales cuyos vínculos habrán de analizarse.

La currícula de la Maestría en Literaturas Comparadas busca vincular las materias impartidas y las líneas de investigación del Departamento de Estudios Literarios, sede del Programa, cuya orientación comparatista asegura asesorías adecuadas, pertinentes y especializadas a los proyectos de tesis de los estudiantes. Las materias que conforman el plan de estudios están encaminadas a la adquisición de conocimientos y habilidades necesarios para formar investigadores y docentes capaces de abordar el fenómeno literario desde una perspectiva de diálogo con otras producciones literarias o culturales. Con el propósito de favorecer la movilidad estudiantil y con ello la consolidación y fortalecimiento de los horizontes de crítica y análisis, el Programa considera la posibilidad de que, previa autorización de la Junta Académica, los estudiantes sigan cursos y seminarios en otros programas del mismo nivel de estudios, ya sea dentro de la misma Universidad de Guadalajara o en otras instituciones de Educación Superior, nacionales o extranjeras. Estos cursos son convalidados por la Comisión de Educación.